Seamos mejores como un homenaje a quienes ya no están en este plano

La actriz y directora de teatro Ana Iris Nolasco comparte que luego de la partida física de personas amadas se aprende a vivir con una profunda tristeza, con la que también se aprende a reír

Xalapa, Ver.- Uno se acostumbra a vivir con una especie de dolor que no se va nunca, pero al mismo tiempo con una especie de compañía que siempre está presente”, comparte Ana Iris Nolasco Mijares.

➡️Especial: Una flor por los que se fueron

La actriz y directora de teatro xalapeña comparte que luego de la partida física de las personas amadas se aprende a vivir con una profunda tristeza, con la que también se aprende a reír.

Ante la prematura partida de su sobrino, hombre joven, alegre, sin vicios y que amaba bailar, siente una profunda pena, pero también coraje por todas las personas que no se cuidan y que terminan causando el deceso de quienes sí lo hacen.

“Es más triste que se vaya alguien así”, indica, por lo que le preocupa que en este momento seamos un tanto más egoístas y que a pesar de estar virtualmente más cerca de los que están lejos, se está más lejos de quienes nos rodean.

Sociedad

En Tlaxcala, el “ritual” de la muerte cambió por la pandemia

Considera que los mexicanos “somos muy amorosos, muy apapachadores, lo que la pandemia vino a terminar”, aunque si bien muchos guardan su distancia física, también hay gente irrespetuosa que se acerca de más, que no usa cubreboca, ni respeta las reglas de sanidad y por gente que no se cuida se van otras que no debían.

Así, desea que vuelva el tiempo en que nuevamente podamos abrazarnos, pero a la vez reflexionemos sobre el respeto y el reconocimiento al medio ambiente, a los animales y por supuesto a los seres humanos.

Reflexiona sobre la vida y sobre el regreso de las almas en la próxima celebración de Todos los Santos, y ella prefiere pensar que sí vienen, pues “mientras uno piense en quienes ya no están físicamente en este plano, no mueren.

Las personas que quieres, que añoras, siempre están conmigo. Siempre están vivos”, sin embargo eso no le quita la tristeza por todas aquellas pláticas que quedaron inconclusas.

Dice que le hacen falta los que se fueron, porque algo cambia y no vuelve a ser igual, sin embargo opina que lo mejor que podemos hacer por ellos es ser mejores personas. “Seamos siempre mejores, es un homenaje que les podemos hacer”, concluye.

Sociedad

A Francisco López se le recuerda con mucho amor

Sociedad

El amor y el covid se lo llevaron: Don Walfre se contagió cuidando a su hija

Sociedad

Arriesga su vida en honor a su madre: el Dr. Benítez atiende a pacientes Covid-19

Xalapa, Ver.- Uno se acostumbra a vivir con una especie de dolor que no se va nunca, pero al mismo tiempo con una especie de compañía que siempre está presente”, comparte Ana Iris Nolasco Mijares.

➡️Especial: Una flor por los que se fueron

La actriz y directora de teatro xalapeña comparte que luego de la partida física de las personas amadas se aprende a vivir con una profunda tristeza, con la que también se aprende a reír.

Ante la prematura partida de su sobrino, hombre joven, alegre, sin vicios y que amaba bailar, siente una profunda pena, pero también coraje por todas las personas que no se cuidan y que terminan causando el deceso de quienes sí lo hacen.

“Es más triste que se vaya alguien así”, indica, por lo que le preocupa que en este momento seamos un tanto más egoístas y que a pesar de estar virtualmente más cerca de los que están lejos, se está más lejos de quienes nos rodean.

Sociedad

En Tlaxcala, el “ritual” de la muerte cambió por la pandemia

Considera que los mexicanos “somos muy amorosos, muy apapachadores, lo que la pandemia vino a terminar”, aunque si bien muchos guardan su distancia física, también hay gente irrespetuosa que se acerca de más, que no usa cubreboca, ni respeta las reglas de sanidad y por gente que no se cuida se van otras que no debían.

Así, desea que vuelva el tiempo en que nuevamente podamos abrazarnos, pero a la vez reflexionemos sobre el respeto y el reconocimiento al medio ambiente, a los animales y por supuesto a los seres humanos.

Reflexiona sobre la vida y sobre el regreso de las almas en la próxima celebración de Todos los Santos, y ella prefiere pensar que sí vienen, pues “mientras uno piense en quienes ya no están físicamente en este plano, no mueren.

Las personas que quieres, que añoras, siempre están conmigo. Siempre están vivos”, sin embargo eso no le quita la tristeza por todas aquellas pláticas que quedaron inconclusas.

Dice que le hacen falta los que se fueron, porque algo cambia y no vuelve a ser igual, sin embargo opina que lo mejor que podemos hacer por ellos es ser mejores personas. “Seamos siempre mejores, es un homenaje que les podemos hacer”, concluye.

Sociedad

A Francisco López se le recuerda con mucho amor

Sociedad

El amor y el covid se lo llevaron: Don Walfre se contagió cuidando a su hija

Sociedad

Arriesga su vida en honor a su madre: el Dr. Benítez atiende a pacientes Covid-19



Fuente de Informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *