Festejamos 60 años de Nissan en México a bordo del GT-R

La firma organizó un track day para probar toda su gama de vehículos, incluido el deportivo GT-R

Siguiendo con las celebraciones del 60 aniversario de forjar la historia automotriz en México, Nissan nos abrió las puertas de su casa matriz en Aguascalientes para estar a bordo de su gama completa de vehículos, en un track day lleno de diversión y adrenalina para ser testigo de la innovación y las capacidades de cada uno de sus modelos, desde sedanes hasta los exponentes deportivos de la marca.

Nuestra primera sorpresa fue encontrarnos cara a cara con el Nissan GT-R edición 50 aniversario encabezando el comité de bienvenida, por supuesto que su presencia imponente acaparó las miradas, pues solo se produjeron 50 unidades a nivel mundial y el que tuvimos de frente es el único presente en nuestro país.

El track day dio inicio en el circuito de pruebas donde la firma nipona evalúa las unidades recién salidas de la fábrica, un trazado cerrado de 3.5 kilómetros de rectas y doble zona de curvas peraltadas con una inclinación de 30°, sin duda el espacio perfecto para la velocidad.

Para nuestra fortuna el protagonista era sin más el legendario Nissan GT-R, cuestión por la que no perdimos el tiempo y nos colocamos a bordo del deportivo japonés. En cuanto dimos marcha y aceleramos a fondo sentimos el poderío del V6 doble turbo y 24 válvulas, que nos catapultó a 100 km/h en menos de 3 segundos, devorando la primera recta del circuito bajo el fascinante rugido de los 565 hp emanados del motor.

Encajado en el asiento llegamos a la peraltada, ahí es donde Godzilla nos demostró porque es una leyenda de las pistas, pues goza de un control impecable, el sistema de tracción integral brinda el aplomo para encarar cualquier trazo, su paso en la curva inclinada fue sobresaliente.

La transmisión automática de doble embrague de seis velocidades lleva las revoluciones a la zona roja con facilidad, es fascinante lo veloz que son los cambios. Estar a bordo del GT-R es una invitación a conducir al límite y sin duda probarlo en su ambiente natural es una delicia.

Su diseño resalta con tres aspectos clave: carga aerodinámica superior, menor resistencia al viento y óptimo enfriamiento de los sistemas vitales / Nissan

Apenas terminó nuestro turno con el mayor de la lista, nos esperaba el Nissan 370Z Nismo, otro exponente de alto rendimiento, pero con un toque de manejo más purista. La respuesta del V6 atmosférico con 350 hp es contundente, el sonido grave del motor al rozar el 7,000 rpm es adictivo y la sujeción que tiene al asfalto es sublime, cada sensación a bordo del Z es emoción pura, es un coupé para quienes disfrutan del verdadero placer de manejar.

El segmento de velocidad cerró a bordo de Altima y Leaf, que no se achicaron frente a sus hermanos y demostraron sus capacidades en el circuito de pruebas. En cuanto al sedán, el desempeño es dinámico y enfocado al confort, su motor 2.0L turbo con 248 hp le brinda mucha agilidad. Por otra parte, el eléctrico de 147 hp resultó una grata sorpresa fuera de un ambiente citadino, pues alcanzamos velocidades altas sin problemas y con gran estabilidad.

Como segunda etapa nos dirigimos al circuito de handling, donde Nissan valora el comportamiento dinámico de sus vehículos; para este apartado ya nos esperaban March, Versa, Sentra y Kicks. El trazado cercano al kilómetro de longitud representó un gran desafío lleno de curvas cerradas, contrario a que nuestras unidades están enfocadas a un manejo más discreto, llevarlos a condiciones exigentes solo demostró el gran trabajo de los ingenieros de la firma nipona por mejorar el desempeño, en todas ocasiones la estabilidad fue un común denominador.

Cabe destacar que March fue el elegido para darnos una probada de adrenalina y vaya que lo logró, con derrapes, slalom, aceleraciones y frenadas en tramos cortos, el más pequeño de casa fue llevado al límite para demostrar que puede ser divertido en su manejo y sobre todo que la reciente actualización no solo fue estética, sino que es un vehículo más seguro y estable. Se adelantó que pronto equipará control de estabilidad en todas sus versiones.

En la última parte del track day, nos dirigimos a un segmento donde Nissan prueba la durabilidad de los vehículos en superficies complejas -algunas de ellas no tan distantes de la realidad a los caminos mexicanos- como son pendientes, baches, vados con agua, empedrados y gravilla. En este escenario pusimos a prueba a Frontier Pro4X y X-Trail, se nota que la suspensión más dura en la pick up está hecha para dominar los terrenos difíciles, además la tracción 4×4 le dota de mucho control y estabilidad. Pese a no estar enfocado a estas condiciones, el SUV japonés nos permitió sortear cada tramo de manera confortable.

Sin más que decir, compartir la experiencia de un día completo con Nissan en el marco de su aniversario, estar detrás del volante de su gama (sobre todo Godzilla) es una pequeña parte del legado que ha forjado la armadora japonesa a 60 años de llegar a nuestro país.

Siguiendo con las celebraciones del 60 aniversario de forjar la historia automotriz en México, Nissan nos abrió las puertas de su casa matriz en Aguascalientes para estar a bordo de su gama completa de vehículos, en un track day lleno de diversión y adrenalina para ser testigo de la innovación y las capacidades de cada uno de sus modelos, desde sedanes hasta los exponentes deportivos de la marca.

Nuestra primera sorpresa fue encontrarnos cara a cara con el Nissan GT-R edición 50 aniversario encabezando el comité de bienvenida, por supuesto que su presencia imponente acaparó las miradas, pues solo se produjeron 50 unidades a nivel mundial y el que tuvimos de frente es el único presente en nuestro país.

El track day dio inicio en el circuito de pruebas donde la firma nipona evalúa las unidades recién salidas de la fábrica, un trazado cerrado de 3.5 kilómetros de rectas y doble zona de curvas peraltadas con una inclinación de 30°, sin duda el espacio perfecto para la velocidad.

Para nuestra fortuna el protagonista era sin más el legendario Nissan GT-R, cuestión por la que no perdimos el tiempo y nos colocamos a bordo del deportivo japonés. En cuanto dimos marcha y aceleramos a fondo sentimos el poderío del V6 doble turbo y 24 válvulas, que nos catapultó a 100 km/h en menos de 3 segundos, devorando la primera recta del circuito bajo el fascinante rugido de los 565 hp emanados del motor.

Encajado en el asiento llegamos a la peraltada, ahí es donde Godzilla nos demostró porque es una leyenda de las pistas, pues goza de un control impecable, el sistema de tracción integral brinda el aplomo para encarar cualquier trazo, su paso en la curva inclinada fue sobresaliente.

La transmisión automática de doble embrague de seis velocidades lleva las revoluciones a la zona roja con facilidad, es fascinante lo veloz que son los cambios. Estar a bordo del GT-R es una invitación a conducir al límite y sin duda probarlo en su ambiente natural es una delicia.

Su diseño resalta con tres aspectos clave: carga aerodinámica superior, menor resistencia al viento y óptimo enfriamiento de los sistemas vitales / Nissan

Apenas terminó nuestro turno con el mayor de la lista, nos esperaba el Nissan 370Z Nismo, otro exponente de alto rendimiento, pero con un toque de manejo más purista. La respuesta del V6 atmosférico con 350 hp es contundente, el sonido grave del motor al rozar el 7,000 rpm es adictivo y la sujeción que tiene al asfalto es sublime, cada sensación a bordo del Z es emoción pura, es un coupé para quienes disfrutan del verdadero placer de manejar.

El segmento de velocidad cerró a bordo de Altima y Leaf, que no se achicaron frente a sus hermanos y demostraron sus capacidades en el circuito de pruebas. En cuanto al sedán, el desempeño es dinámico y enfocado al confort, su motor 2.0L turbo con 248 hp le brinda mucha agilidad. Por otra parte, el eléctrico de 147 hp resultó una grata sorpresa fuera de un ambiente citadino, pues alcanzamos velocidades altas sin problemas y con gran estabilidad.

Como segunda etapa nos dirigimos al circuito de handling, donde Nissan valora el comportamiento dinámico de sus vehículos; para este apartado ya nos esperaban March, Versa, Sentra y Kicks. El trazado cercano al kilómetro de longitud representó un gran desafío lleno de curvas cerradas, contrario a que nuestras unidades están enfocadas a un manejo más discreto, llevarlos a condiciones exigentes solo demostró el gran trabajo de los ingenieros de la firma nipona por mejorar el desempeño, en todas ocasiones la estabilidad fue un común denominador.

Cabe destacar que March fue el elegido para darnos una probada de adrenalina y vaya que lo logró, con derrapes, slalom, aceleraciones y frenadas en tramos cortos, el más pequeño de casa fue llevado al límite para demostrar que puede ser divertido en su manejo y sobre todo que la reciente actualización no solo fue estética, sino que es un vehículo más seguro y estable. Se adelantó que pronto equipará control de estabilidad en todas sus versiones.

En la última parte del track day, nos dirigimos a un segmento donde Nissan prueba la durabilidad de los vehículos en superficies complejas -algunas de ellas no tan distantes de la realidad a los caminos mexicanos- como son pendientes, baches, vados con agua, empedrados y gravilla. En este escenario pusimos a prueba a Frontier Pro4X y X-Trail, se nota que la suspensión más dura en la pick up está hecha para dominar los terrenos difíciles, además la tracción 4×4 le dota de mucho control y estabilidad. Pese a no estar enfocado a estas condiciones, el SUV japonés nos permitió sortear cada tramo de manera confortable.

Sin más que decir, compartir la experiencia de un día completo con Nissan en el marco de su aniversario, estar detrás del volante de su gama (sobre todo Godzilla) es una pequeña parte del legado que ha forjado la armadora japonesa a 60 años de llegar a nuestro país.





Fuente de Informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *