Bullying traspasa las aulas, ahora es digital

Excluir a niños de grupos de Whatsapp también es agresión

El bullying o acoso escolar que se reflejaba en burlas o lesiones dentro de las escuelas migró a la virtualidad junto con las clases y se seguirá modificando una vez que el 100 por ciento de los alumnos vuelvan nuevamente a las aulas, explicó la socióloga, Dulce María Pérez Torres.

En Puebla, casi el 50 por ciento de los alumnos de nivel primaria y secundaria sufrían bullying en 2019, antes de que comenzara la pandemia y con ello se suspendieran las clases presenciales, de acuerdo con indicadores de la Unión de Padres de Familia.

Además, México lidera la lista de los países donde ocurre mayor acoso escolar en la educación básica, ya que siete de cada 10 estudiantes están expuestos a este tipo de violencia, de acuerdo con la asociación “Bullying sin fronteras”.

  • Leer más: ¿Tu hijo sufre ciberacoso? Conoce del tema y aprende a combatirlo

La misma organización indica que el 85 por ciento de los casos ocurren en la escuela, el 82 por ciento de niños con discapacidad son acosados en las instituciones educativas y más del 80 por ciento de los hechos de bullying no son reportados al maestro.

Un censo realizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2020 reveló que el 47.7 por ciento de los estudiantes ha padecido algún tipo de violencia escolar, ya sea verbal, física, psicológica o incluso cibernética.

El acoso sigue, ahora es virtual.

Dulce María Pérez, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), expresó que el hecho de que los alumnos hayan dejado de convivir presencialmente en las aulas no implica que el acoso se haya terminado, ya que sigue ahí pero ahora es virtual.

  • Te recomendamos: De los golpes físicos al linchamiento en redes sociales, es el acoso cibernético

Foto ilustrativa: Pixabay

El acoso sigue, esto no termina, ya no hay golpes físicos pero si hay golpes psicológicos y mucha gente se siente muy reprimida por lo que puede leer en las redes o lo que le pueden hacer dentro de estas plataformas digitales”, acotó.

La especialista explicó que muchos alumnos se siguieron sintiendo relegados o excluidos por parte de sus compañeros, ya que si antes no lograban ser incluidos en algún grupo de estudiantes, en la virtualidad se están enfrentando a lo mismo y eso incluso impacta en su desempeño académico.

Una forma de bullying es desde no incluirlos en el grupo de WhatsApp porque no les cae bien, porque en las clases a distancia se hicieron grupos de WhatsApp de los alumnos, aparte el correo y aparte la plataforma del maestro para la clase”.

La socióloga señaló que los estudiantes que ya sufrían algún tipo de acoso no necesariamente se sintieron más protegidos detrás de una pantalla o tomando clases a distancia, ya que al final las conductas agresivas en su contra se siguieron viendo reflejadas en el simple hecho de ser ignorados o con burlas en los chats o aulas virtuales.

  • Seguir leyendo: Estudiante casi pierde la vejiga tras ser golpeado por sus compañeros

El maltrato puede ser verbal por medio dl sarcasmo, por medio de la burla por medio de la risa incluso y entonces el alumno se siente maltratado. (…) El maltrato se convierte en un concepto tan amplio que las personas se pueden sentir maltratadas por un tono de voz, la sonrisa de una persona que está detrás de una pantalla”, expuso.

Los maestros también sufren bullying

El bullying o acoso escolar se define como toda intimidación o agresión física, psicológica o sexual contra una persona en edad escolar de forma reiterada, de tal manera que causa daño, temor o tristeza en la víctima o grupo de víctimas, según la Organización Mundial de la Salud y la organización Bullying sin Fronteras.

Foto Ilustrativa

Sin embargo, de acuerdo con la socióloga, las y los maestros también pueden sufrir acoso escolar o practicarlo contra sus alumnos, ya que ha habido evidencia de actitudes docentes que para los estudiantes representan una forma de maltrato.

La indiferencia o la intención de hacer sentir mal, el no te tomó en cuenta, no te leo en el chat, no me ocupo en ver ni siquiera dónde estás en la pantalla o incluso rechazo es el hecho de que algún alumno participó en clase y el maestro no alentó que volviera a hacerlo”.

Para la especialista, las dificultades que enfrentaron las y los docentes para migrar a la educación hibrida también fueron motivo de acoso escolar en su contra, ya que si anteriormente había alumnos que se burlaban del profesor en el aula, ahora lo siguen haciendo a través de la pantalla o los chats.

Trasladamos muchas cosas de la vida ordinaria que teníamos antes a la vida digital y estas prácticas no se van, los chicos fueron demasiado hábiles para poder transitar entre lo físico a lo virtual”.

¿Cómo prevenirlo?

Para la docente es indispensable que los padres de familia escuchen el discursos de sus hijos para evitar que la práctica del acoso se acreciente ahora que se ha adoptado el modelo educativo híbrido y en breve se retomará al 100 por ciento la presencialidad.

Explicó que es importante escuchar cómo conviven o se dirigen hacia sus compañeros de grupo, ya que en una simple burla o gesto se podría identificar si en cada existe un alumno agresor o alguien vulnerable a ser agredido.

Los papás son los primeros responsables de identificar y de reconocer esas conductas, son ellos quienes también deben inculcarles esa cultura del respeto, porque cuando los mismos padres realizan estas prácticas en sus centros de trabajo, entonces es complicado que corrijan a los hijos”, concluyó

El bullying o acoso escolar que se reflejaba en burlas o lesiones dentro de las escuelas migró a la virtualidad junto con las clases y se seguirá modificando una vez que el 100 por ciento de los alumnos vuelvan nuevamente a las aulas, explicó la socióloga, Dulce María Pérez Torres.

En Puebla, casi el 50 por ciento de los alumnos de nivel primaria y secundaria sufrían bullying en 2019, antes de que comenzara la pandemia y con ello se suspendieran las clases presenciales, de acuerdo con indicadores de la Unión de Padres de Familia.

Además, México lidera la lista de los países donde ocurre mayor acoso escolar en la educación básica, ya que siete de cada 10 estudiantes están expuestos a este tipo de violencia, de acuerdo con la asociación “Bullying sin fronteras”.

  • Leer más: ¿Tu hijo sufre ciberacoso? Conoce del tema y aprende a combatirlo

La misma organización indica que el 85 por ciento de los casos ocurren en la escuela, el 82 por ciento de niños con discapacidad son acosados en las instituciones educativas y más del 80 por ciento de los hechos de bullying no son reportados al maestro.

Un censo realizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2020 reveló que el 47.7 por ciento de los estudiantes ha padecido algún tipo de violencia escolar, ya sea verbal, física, psicológica o incluso cibernética.

El acoso sigue, ahora es virtual.

Dulce María Pérez, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), expresó que el hecho de que los alumnos hayan dejado de convivir presencialmente en las aulas no implica que el acoso se haya terminado, ya que sigue ahí pero ahora es virtual.

  • Te recomendamos: De los golpes físicos al linchamiento en redes sociales, es el acoso cibernético

Foto ilustrativa: Pixabay

El acoso sigue, esto no termina, ya no hay golpes físicos pero si hay golpes psicológicos y mucha gente se siente muy reprimida por lo que puede leer en las redes o lo que le pueden hacer dentro de estas plataformas digitales”, acotó.

La especialista explicó que muchos alumnos se siguieron sintiendo relegados o excluidos por parte de sus compañeros, ya que si antes no lograban ser incluidos en algún grupo de estudiantes, en la virtualidad se están enfrentando a lo mismo y eso incluso impacta en su desempeño académico.

Una forma de bullying es desde no incluirlos en el grupo de WhatsApp porque no les cae bien, porque en las clases a distancia se hicieron grupos de WhatsApp de los alumnos, aparte el correo y aparte la plataforma del maestro para la clase”.

La socióloga señaló que los estudiantes que ya sufrían algún tipo de acoso no necesariamente se sintieron más protegidos detrás de una pantalla o tomando clases a distancia, ya que al final las conductas agresivas en su contra se siguieron viendo reflejadas en el simple hecho de ser ignorados o con burlas en los chats o aulas virtuales.

  • Seguir leyendo: Estudiante casi pierde la vejiga tras ser golpeado por sus compañeros

El maltrato puede ser verbal por medio dl sarcasmo, por medio de la burla por medio de la risa incluso y entonces el alumno se siente maltratado. (…) El maltrato se convierte en un concepto tan amplio que las personas se pueden sentir maltratadas por un tono de voz, la sonrisa de una persona que está detrás de una pantalla”, expuso.

Los maestros también sufren bullying

El bullying o acoso escolar se define como toda intimidación o agresión física, psicológica o sexual contra una persona en edad escolar de forma reiterada, de tal manera que causa daño, temor o tristeza en la víctima o grupo de víctimas, según la Organización Mundial de la Salud y la organización Bullying sin Fronteras.

Foto Ilustrativa

Sin embargo, de acuerdo con la socióloga, las y los maestros también pueden sufrir acoso escolar o practicarlo contra sus alumnos, ya que ha habido evidencia de actitudes docentes que para los estudiantes representan una forma de maltrato.

La indiferencia o la intención de hacer sentir mal, el no te tomó en cuenta, no te leo en el chat, no me ocupo en ver ni siquiera dónde estás en la pantalla o incluso rechazo es el hecho de que algún alumno participó en clase y el maestro no alentó que volviera a hacerlo”.

Para la especialista, las dificultades que enfrentaron las y los docentes para migrar a la educación hibrida también fueron motivo de acoso escolar en su contra, ya que si anteriormente había alumnos que se burlaban del profesor en el aula, ahora lo siguen haciendo a través de la pantalla o los chats.

Trasladamos muchas cosas de la vida ordinaria que teníamos antes a la vida digital y estas prácticas no se van, los chicos fueron demasiado hábiles para poder transitar entre lo físico a lo virtual”.

¿Cómo prevenirlo?

Para la docente es indispensable que los padres de familia escuchen el discursos de sus hijos para evitar que la práctica del acoso se acreciente ahora que se ha adoptado el modelo educativo híbrido y en breve se retomará al 100 por ciento la presencialidad.

Explicó que es importante escuchar cómo conviven o se dirigen hacia sus compañeros de grupo, ya que en una simple burla o gesto se podría identificar si en cada existe un alumno agresor o alguien vulnerable a ser agredido.

Los papás son los primeros responsables de identificar y de reconocer esas conductas, son ellos quienes también deben inculcarles esa cultura del respeto, porque cuando los mismos padres realizan estas prácticas en sus centros de trabajo, entonces es complicado que corrijan a los hijos”, concluyó



Fuente de Informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *