Colas y frustración en Puebla por venta de boletos para la semifinal de vuelta


No se trataba el jueves de hacer cola en plazas comerciales de Puebla para obtener la vacuna de COVID-19; sí para hacerse de un boleto para el juego de vuelta de las semifinales del Guardianes 2021 del próximo domingo entre Puebla y Santos en la cancha del estadio Cuauhtémoc.

La ampliación del aforo para dicho encuentro en el dos veces mundialista, de un 30 a un 50 por ciento por parte de la directiva de La Franja y tras la anuencia del miércoles del gobierno del estado, volcó a la fanaticada el jueves a colapsar el sistema en línea de la compañía a cargo de la comercialización de las entradas y a retratarse en los puntos de venta autorizados en el afán de hacerse de una localidad con carácter de histórica.

Sí, pues llegar a semifinales y jugarse el pase a la gran final del balompié nacional en casa no es asunto de todos los días con La Franja.

Por dicha razón los seguidores blanquiazules “aguantaron vara”, pues sin importarles los rayos del sol, el calor o el COVID-19, para ellos valía la pena estar de cuatro a ocho horas en vías de hacerse de un boleto con todo y que aquello no les aseguraba el obtener uno.

“Llegamos a las 11 de la mañana, ahorita ya son las tres de la tarde y no hemos pasado. Estamos en la cola esperando como todos los que ves acá, pero mientras hacemos eso, también intentamos comprar los boletos en la página oficial, aunque creo que está saturada porque ni para atrás ni para adelante”, comentó Roberto Medrano, un fanático ocasional del Puebla como él mismo se definió para este diario.

La molestia entre verdaderos fanáticos de La Franja en una de las múltiples colas en los puntos autorizados de venta también radicaba en que de la noche a la mañana aparecieron abonados hasta debajo de las piedras, acaparando éstos entre lunes y martes el 30 por ciento de los boletos para el juego definitivo en el Cuauhtémoc.

Cabe destacar, al coloso de la colonia Maravillas ingresaron en promedio 23 mil aficionados en los cinco duelos del malogrado Clausura 2020 con todo y abonados incluidos.

“Se supone que con el 50 por ciento de capacidad del estadio habría boletos para todos, o al menos para aquellos que sí le vamos al Puebla. Pero no, pasó todo lo contrario y aquí estamos haciendo cola… todo por no tener un abono”, apuntó Fernanda Pineda.

“Estar acá seis o cinco horas es insultante, es un insulto a los poblanos porque nos tratan como retrogradas y queda claro que la mafia (de la reventa) siempre va por delante”, secundó Salvador Sánchez.

En otra plaza de la ciudad, donde el poder adquisitivo es diferente, a los fanáticos poco o nada les importó el acostarse en el suelo mientras esperaban a que la cola avanzara en vías de alcanzar un boleto o dicho en otras palabras… ver la tierra prometida.

“Estamos agotados, nada más están jugando con nosotros, llevamos cinco horas y a la mejor ni conseguimos boletos. Valdrá la pena si entramos (el domingo) al Cuauhtémoc; pero estamos con La Franja con o sin boletos”, aseguró Fausto, mientras retozaba en la acera de uno de los centros comerciales ubicados en la zona de Angelópolis, todo sea por ver al Puebla.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src=”https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v3.2&appId=175052533277273&autoLogAppEvents=1″;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *