La Zaragoza e Ibérica preparan su regreso para volver a la segura


Mientras a algunas ligas amateurs nos les importó poner en riesgo a sus deportistas regresando cuando en Puebla estaba todavía el semáforo naranja, otras como la de beisbol infantil-juvenil Ignacio Zaragoza y la Ibérica de futbol, se encuentran, apenas, preparando su vuelta a la actividad después de aguantar el temporal a lo largo de un año con dos meses.

“No es fácil el regreso, pero ya con semáforo amarillo las autoridades nos han dado luz verde para volver”, asegura Arturo Castelán, presidente de la liga Zaragoza que hasta antes del paro por la pandemia tenía en sus filas 125 equipos, desde las categorías escuelita (3-4 años) hasta 17-18 años.

“Tenía poco menos de un mes que habíamos inaugurado, cuando tuvimos que cerrar nuestras puertas. Te estoy hablando de la segunda semana de marzo a la fecha. Muchos equipos querían volver, pero no queríamos poner en riesgo la salud tanto de los niños como de los padres de familia”, aseguró Castelán, cuyo circuito infantil reúne a más de 1,500 personas semanalmente.

Miguel Creuheras, presidente de la Liga Ibérica de Puebla, una de las organizaciones con mejor nivel de futbol amateur destaca que a ellos les pasó lo mismo. “Fue preferible aguantar y esperar hasta que las condiciones estuvieran mejor.

“Hoy te puedo asegurar que ya estamos planeando volver con dos semanas de juegos amistosos, y arrancar el campeonato el segundo domingo de junio, después de las elecciones”.

A diferencia de la Liga Zaragoza, cuando se detuvo la actividad, la Liga Ibérica sólo contaba con 13 equipos en la categoría libre, integrados por jugadores entre los 15 y los 45 años.

“Nuestra liga tiene un nivel de futbol muy respetable. Jugamos en las mejores canchas y tratamos de ofrecerle a los equipos lo mejor. Nuestros partidos se programan en instalaciones que pertenecen a instituciones como UPAEP, la Universidad del Valle y el Instituto Oriente, entonces al estar cerradas, tampoco había lugar a donde jugar, aunque quisiéramos”, precisa Miguel.

“Ahora, en lo que las universidades nos dan luz verde, hemos conseguido un par de campos, para allí comenzar, siguiendo todos los protocolos sanitarios. Por ejemplo, con la toma de temperatura, uso de gel, cubrebocas, con solo seis jugadores en la banca por equipo, guardando su distancia, y sin la presencia de porras.

“Es preferible, en tanto se mejoran las condiciones y esto va pasando”.

La Liga Zaragoza, por su parte, ya realizó reuniones con los delegados de los equipos, con quienes se está realizando un protocolo para volver con seguridad.

“La mayoría ya quiere jugar. A la primera reunión llegaron 51 representantes, quienes tienen deseos de volver. Otros no tanto, pero lo primordial es iniciar brindando seguridad a niños y jóvenes y poco a poco irán regresando los equipos”, agrega Castelán, quien presume que la liga aglutina equipos de diferentes municipios de Puebla, incluso del vecino estado de Tlaxcala y hasta equipos de Hidalgo han solicitado unirse a la liga.

POCO A POCO

La Liga Zaragoza tiene su sede en los cuatro campos de Altepetitla, ubicados en la Colonia Pino Suárez, facilitados por el ayuntamiento poblano, donde será complicado programar los cuatro juegos por jornada sabatina como lo hacía antes de la pandemia.

El resto de los equipos tienen sus campos en diferentes municipios, y las categorías mayores jugaron en los campos de la Volkswagen.

“Tenemos que ir paulatinamente, programar juegos con cuatro horas de diferencia, y quienes vayan terminando dejen el espacio libre a los que del juego siguiente para evitar aglomeraciones”.

Incluso Castelán no descarta que para que todos los equipos tengan actividad en territorio poblano jugar desde viernes a domingo.

“Podemos empezar con un juego por campo el viernes por la tarde, tres los sábados y otros dos los domingos. De esa manera evitaríamos aglomeraciones y se correrían menos riesgos”.

Reconoce que serán estrictos en ese sentido. “A los campos solo ingresarán managers y jugadores, y ya los padres volverán por ellos. Tampoco queremos que se queden afuera esperando, porque sería peor”.

Calcula que en los días siguientes harán reuniones con delegados para definir los pasos que se darán, comenzar con algunos juegos y tomar el ritmo al paso de las semanas.

“Para finales de junio o principios de julio, ya tenemos que estar funcionando a la mitad de capacidad, aunque también tenemos la ventaja de que en muchos municipios que tienen equipos dentro de la liga, habrá menos problemas, ya que hubo menos afectados que en la capital”, adelantó.

EN FUNCIONES

En tanto Arturo Castelán y Miguel Creuheras buscan el mecanismo para volver seguros, otras ligas ya funcionan en la clandestinidad desde hace varios meses.

Ligas como la Trujillo Soccer y la Mayor Ibérica han mantenido su actividad desde los primeros meses del año, aunque sin promocionar sus torneos para evitar ser reconvenidos por las autoridades.

Eso sí, desde el principio impusieron el protocolo que mantienen hasta nuestros días, lo que ha evitado contagios para tener una actividad segura.

Otras como la Fraternidad dominical, depende de que otras universidades les faciliten sus instalaciones para poder activarse, mientras en la Volkswagen ni las ligas de futbol, basquetbol y voleibol han recibido el visto bueno para volver.

“Estamos a la espera del visto bueno de la empresa, aunque por ser deportes de más roce tendremos que volver poco a poco”, dice esperanzado Óscar Callejas, presidente de la liga de futbol.

En ese sentido, la única que recibió el permiso fue la Liga de beisbol dominical de Volkswagen que opera con sus limitaciones. Programa un juego a las 9:30 horas, pero a las 12:30 ya deben estar fuera, para que ingresen los equipos contendientes de la una de la tarde. Así evita aglomeraciones.

Tampoco las universidades poblanas se han pronunciado sobre el posible regreso presencial del deporte estudiantil.

La Liga de de beisbol Cuautlancingo, también infantil se detuvo en los meses más complicados, pero se reactivó en diciembre, y hasta la fecha sigue operando.

La Liga Municipal “El Tigre”, también de beisbol, comenzó a funcionar en los diferentes municipios desde el mes de febrero y ya funciona a toda capacidad. “La ventaja de nuestra liga es que juegan muchos peloteros veteranos y la gran mayoría ya se encuentran vacunados. Eso nos motivó a abrir de lleno”, dijo su presidente Roberto Flores.

“Antes en Pemex sólo utilizamos dos campos, ahora lo hacemos en los cinco campos, con dos partidos por jornada, respetando todas las medidas.

“La afición va poco, porque la gente no quiere arriesgarse, y eso nos ha ayudado también a evitar las grandes masas”, agrega Flores, cuya liga cuenta con 80 equipos, la gran mayoría de los municipios aledaños a Puebla.

Así, mientras algunas ligas ya dieron un paso y se encuentran ya en ritmo con una nueva normalidad, otras como la Zaragoza y la Ibérica, buscan aplicar de manera segura los protocolos correspondientes para evitar que sus afiliados corran el menor de los riesgos.

“Queremos que la espera valga la pena y regresar con la seguridad de que nuestra gente se mantendrá saludable”, destacan Castelán y Creuheras.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src=”https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v3.2&appId=175052533277273&autoLogAppEvents=1″;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *