¿Puede ser el mejor entrenador alemán Joachim Löw? | Competir para ganar


Si alguien hubiese preguntado quién sería el técnico que podría alcanzar una Copa del Mundo, Confederaciones y Eurocopa en 2004, seguramente muchos podrían haber señalado a 100 timoneles antes que al actual seleccionador.

Efectivamente Löw tiene la oportunidad de terminar su carrera con broche de oro, ya que solo le falta en su palmarés la competencia que inicia hoy.

La carrera del germano inició como jugador, específicamente en la posición de delantero, en la que no tuvo un éxito notable, además de que tuvo que retirarse por una lesión.

Como técnico también no fue sobresaliente, inclusive hasta con mala suerte, ya que el equipo que logró hacer campeón en Austria se declaró en bancarrota.

Parecía que su carrera en el banquillo iba a conducirse de manera modesta, así como le sucedió como jugador, sin embargo, la fortuna le sonrió de gran manera en un hecho que le cambiaría la vida radicalmente.

En 2004, Jürgen Klinsmann, a quien conocía años antes, lo invitó a incorporarse como asistente de la Selección Alemana. Se esperaba que la imagen del ariete rubio pudiera fortalecer al combinado teutón, de cara al Mundial de 2006, para así poderse coronar como locales, así como sucedió en 1974.

Recordemos que la Mannschaft de ese entonces no contaba con los grandes jugadores como para aspirar al título, sin embargo, el peso del timonel y la localía podían dar buenos resultados. Al final quedaron en tercer lugar, perdiendo en semifinales ante los italianos, los odiados rivales históricos.

Después de esa copa del mundo, Klinsmann dejó el mando y la estafeta fue pasada a Löw, en una decisión sorprendente debido a la poca experiencia y palmarés del hombre de cabellera negra. Hay que recordar la continuidad que tienen los timoneles en el combinado teutón, así que bien pudo considerarse como heredero de su antecesor.

Los alemanes perdieron la final de la Euro en 2008, las semifinales del Mundial de Sudáfrica, pero su momento de gloria llegó en Brasil 2014, primero, derrotando a los locales por goliza y posteriormente ganando la competencia frente a unos viejos conocidos de las finales, los argentinos, mediante un bello gol que los hizo alcanzar los 4 títulos mundiales.

Si bien en la Euro del 2016 no lograron el título, si pudieron librarse de una jettatura histórica, al fin pudieron derrotar a los italianos en un partido oficial, situación que nunca había pasado.

Un año después pudieron alcanzar la Copa Confederaciones, tan solo con un equipo juvenil, situación que hacía pensar en un doblete, situación que no ha sucedido desde que Brasil ganó los Mundiales de 58 y 62.

La Copa del Mundo de Rusia fue un fracaso total, perdiendo ante México y Corea del Sur en fase de grupo, pero ahora parece que el espíritu ganador de siempre podrá darle buenos resultados a los teutones.

Joachim Löw ha decido dejar la dirección técnica después de esta Euro, pase lo que pase, así que podría terminar su carrera de técnico nacional de forma extraordinaria, como ningún alemán lo ha hecho, además de que puede terminar una sequía que data de 1996, cuando los germanos se llevaron el título en tierras inglesas.

De conquistar el torneo del viejo continente, es posible que Löw pueda ser el más firme aspirante a ser el mejor técnico germano de todos los tiempos, ya lo veremos y disfrutemos de las competencias deportivas, después de una pandemia que ha sido terrible. Hasta la próxima.

  • vicente_leopoldo@hotmail.com; @vicente_aven.





Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *