Reyna, Rubicela y Flor, tres posibles víctimas del feminicida serial y caníbal de Atizapán – Puebla En Linea


Después de la captura y cateo del domicilio del feminicida serial del municipio de Atizapán de Zaragoza, Andrés “N”, se han comenzado a identificar a algunas de sus 30 víctimas, quienes fueron asesinadas por este sujeto en los últimos 20 años. 

De acuerdo con sus propias declaraciones, el hombre de 72 años asesinó y descuartizó a mujeres en las últimas dos décadas, incluso, afirmó que también se las comía. La mayoría de sus crímenes ocurrían dentro de su domicilio ubicado en la colonia Lomas de San Miguel, en el Estado de México.

El primer caso del que se supo y por el cual terminó tras las rejas, fue el de Reyna “N”, de 34 años, quien fue reportada como desaparecida desde el pasado 14 de mayo. Presuntamente, la mujer mantenía una relación con el sujeto y se citó con él en su vivienda ese mismo día para decirle que ya no quería regresar con él. 

Luego de negarse a seguir con la relación, habrían comenzado a discutir y posteriormente él la habría apuñalado y puesto sobre una mesa en donde tenía varias herramientas de corte con las que la descuartizó

Previo a la tragedia, la mujer rentó en diferentes lugares de la colonia Lomas de San Miguel en Atizapán y alrededores, como en la colonia Emiliano Zapata, según datos de Infobae México.

De acuerdo con lo declarado por vecinos de la zona, Reyna tenía una pareja que presuntamente es policía de Tlalnepantla y cuando la visitaba, lo hacía abordo de su patrulla y vestido con su uniforme. 

Rubicela Gallegos 

Durante el cateo del domicilio del “Monstruo de Atizapán”, encabezado por elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), se encontraron credenciales del INE, entre ellas la de Rubicela Gallegos, de 32 años, con domicilio en Monterrey, Nuevo León y que estaba desaparecida desde el 2019.

Su nombre y las características coincidieron inmediatamente con la ficha de búsqueda AF/1093/2019 que la Fiscalía de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) activó desde el 27 de julio de 2019.

El caso de Gallegos trascendió debido a que su familia, originaria de Monterrey, la buscaba desde hace dos años y se percató del descubrimiento a través de las redes sociales.

“Hasta ahorita de parte de alguna institución del Gobierno no hay ningún comentario, ninguna noticia de ningún tipo, nosotros nos informamos por medio de la redes sociales”, contó su padre Armando Gallegos a una televisora local

De acuerdo con su ficha de búsqueda, la mujer desapareció el 20 de julio de 2019, cuando tenía 32 años y el último lugar donde fue vista fue en la colonia San Javier del municipio de Tlalnepantla, en el Estado de México. Vestía mallas negras, chaleco café, blusa negra y zapatillas negras.

Rubicela salió de Monterrey para mudarse a la capital con el sueño crear un mejor futuro para ella y su hijo quien en ese entonces tenía cinco años.

Entre sus aspiraciones estaba estudiar Petroquímica, pero antes consiguió un trabajo en un banco y en sus tiempos libres repartía comida con la aplicación de Uber para poder sostener su nuevo proyecto de vida.

El día de su desaparición recibió el pedido de un restaurante en la colonia San Javier del municipio de Tlalnepantla, y esa fue la última vez que la vieron. Fue constatado en grabaciones de cámaras de seguridad y con la aplicación de 

Sin embargo, el reporte se dio hasta una semana después, ya que el menor se había quedado solo en casa y su familia no supo de la situación hasta que su hermana lo descubrió.

Ella estaría de visita unos días y Rubicela había quedado de pasar por su hermana al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pero ella nunca llegó. Tras su ausencia decidió ir directamente a la vivienda donde estaba quedándose con su sobrino; sin embargo, al llegar encontró al menor abandonado.

Tras esto su padre, Armando Gallegos Vázquez, levantó la denuncia ante la Fiscalía sobre su desaparición y al no ver avances de parte de las autoridades, comenzaron a buscar su paradero sin éxito.

Durante un tiempo el padre de Rubicela y su ex pareja estuvieron en la CDMX realizando labores de búsqueda, pero al no contar con recursos para hospedarse regresaron a Monterrey con la esperanza de volverla a ver.

Flor Ninive

Entre las credencial de elector también se encontraba la de Flor Ninive Vizcaíno, de 38 años de edad, quien desapareció en octubre de 2016 en la colonia Tejabanes, en Tlalnepantla.

Lo que se sabe hasta el momento, es que la mujer vivía con sus dos hijas adolescentes y el fin de semana de su desaparición, ellas se habían ido con su papá, pues ambos vivían separados, pero cuando regresaron a casa, ya no estaba.

Tras su misteriosa desaparición, su familia y amigos levantaron una denuncia y se giró una orden de búsqueda. De hecho, su ficha de desaparición rondó en algunas páginas de Facebook, pero de ella ya no se supo nada.

Hijas, cuídense, las espero el domingo, dormiré solita, las extraño amores”, fue el último mensaje que escribió a sus hijas adolescentes el día de su desaparición.

Si bien por ahora solamente el nombre de ellas tres han salido a la luz, se estima que las víctimas de Andrés “N” sean más de 20 y el patrón de sus víctimas eran mujeres de más de 30 años de edad y con cabello largo.

Por ahora, las autoridades han levantado las indagatorias necesarias para integrarlas en la carpeta de investigación, por lo que es posible que en los siguientes días, cuando se puedan identificar los restos óseos o rostros desollados que guardaba, se informe la identidad de las víctimas. 

Con información de conspiración.com



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *