Se acabó el sueño del Puebla; Santos es finalista en el Guardianes 2021


Lista la pareja de baile de la final del futbol mexicano, luego de que Santos remachara la obra el domingo en el Cuauhtémoc a pesar de caer 1-0, pero gracias al global 3-1 eliminó a un digno Puebla para avanzar a su duodécima final, décima en este siglo y en donde habrá de protagonizar una serie con mucha historia contra Cruz Azul.

Ante La Máquina Cementera, en el Clausura 2008, los laguneros conquistaron su tercera estrella y ahora buscarán la séptima tras conquistar la Liga por última vez en el Clausura 2018.

Como principal argumento para dicha misión presumirán su intensidad, buen futbol y oficio, mismos con los que venció el domingo a La Franja en Puebla.

A La Cenicienta del campeonato la ilusionó en los primeros 15 minutos en el Cuauhtémoc, dejándola llegar a su área, aunque sin mucha claridad y cuando los blanquiazules descifraban con una chilena de Santiago Ormeño el enigma defensivo verde, aparecía providencial Fernando Gorriarán para aguantar estoico y desviar a tiro de esquina.

La acción del uruguayo dejó en claro, por si aún existían dudas, que en Santos todos se iban a sacrificar en aras de llegar a la final del futbol mexicano.

El cuadro albiverde aguantó los claves primeros 20 minutos del duelo definitivo, salía sin daños y silenciaba a las más de 20 mil almas presentes en el dos veces mundialista, que desde la noche del sábado y hasta el silbatazo final del central Fernando Guerrero jugaron su partido en mayor o menor medida; pero al igual y como hizo su equipo en la cancha, poco a poco fueron capitulado en la grada.

Aunque relatar que Santos especuló en Puebla resultaría injusto, pues a base de adelantar su línea de presión al campo contrario y forzar el error del rival estuvo a nada de sentenciar la eliminatoria desde el primer tiempo.

Pero no quiso Diego Valdés, quien en dos ocasiones perdonó a La Franja; primero tirando un testarazo por fuera con el marco abierto y luego entregándole a las manos un disparo a Antony Silva, cuando éste se había equivocado tras entregarle a Santos un saque de meta.

El cero a cero era suficiente para Santos para avanzar, aunque Puebla le metió dramatismo al asunto descontando en la reanudación con su buque insignia, Santiago Ormeño.

El máximo realizador mexicano del torneo llegaba a cerrar la pinza tras un desborde de Christian Tabó, reapareciendo con el Puebla tras perderse la ida por lesión.

Después de eso fue suficiente para Tabó, se le acabó la gasolina en el tanque y Larcamón tiró por Escoto.

El técnico argentino apostaba por aligerar su cuadro con los ingresos de Escoto y antes de Maxi Araújo por Juan Pablo Segovia, buscaba el vértigo para atacar a un Santos muy físico. Aunque también se guarecía atrás con la entrada de Lucas Maia en lugar de Daniel Aguilar.

La Franja crecía, se le iba encima a los de La Comarca Lagunera, pero le faltó tiza o mejor dicho pólvora para acabar de detonar las líneas de defensa albiverdes e ir por todo el botín en casa.

Además, perdió la paciencia cuando Escoto vio la tarjeta roja por una agresión.

Por si había dudas del comportamiento de Santos por la carretera tras apenas ganar un partido este semestre fuera de casa; el conjunto de Guillermo Almada volvió a dejar en claro que las liguillas son partidos de tiempos de 90 minutos, donde hay que identificar los momentos de la eliminatoria, porque empatando, o cerrando los compromisos, también se gana.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src=”https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v3.2&appId=175052533277273&autoLogAppEvents=1″;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *